INNOVACIONES EN LA EDUCACIÓN TECNOLÓGICA

En el año 2003, los ministros y máximas autoridades de los países signatarios del Convenio Andrés Bello (CAB) aprobaron el “Plan de Acción Conjunta en Ciencia y Tecnología” En el marco de dicho Plan se comprometieron a realizar acciones tendientes a establecer programas tanto de popularización de la Ciencia y la Tecnología, como en mejorar su enseñanza. En Octubre de 2004 el CAB publicó la primera versión del informe: “La enseñanza de la ciencia y la tecnología en los países del Convenio” En él se incentiva el debate y el intercambio de ideas en este tema, al tiempo que se presentan los avances de la programación en ciencia y tecnología en los países del CAB.
A continuación se transcribe un fragmento del apartado “Innovaciones en la Educación Tecnológica” por encontrarlo interesante ya que de cierta manera promueve que la Tecnología se enseñe de la mano de las Ciencias Naturales. Aunque reconoce que la metodología de la ciencia y la tecnología tienen diferencias fundamentales tanto en la profundidad de los cursos, como en las metas y los objetivos del trabajo educativo, hace hincapié en que la base de los métodos generales es la misma.

1.10 Innovaciones en la Educación Tecnológica
Por Orlik Y, Hernández L., Navas A.
La innovación en las tecnologías es un proceso básico de la evolución humana. Durante los últimos años se ha producido de una forma especialmente acelerada, llegando a ser considerada como la tercera gran revolución social de la historia de la humanidad, tras la revolución agraria y la revolución industrial [1]. Las metodologías innovativas en la educación tecnológica, tienen por esta razón, importancia especial para el mejoramiento de la enseñanza.
A nivel de escuela primaria la organización normal de educación tecnológica es la implementación de los temas de técnica e ingeniería, en los currículos de ciencia para menores. Lógicamente que como mencionamos anteriormente, el nivel científico de esta información debe ser muy bajo y la metodología debe ser basada en el material ameno, motivación de alumnos, información interesante sobre máquinas, aviones, tecnologías, etc.
Hay varios ejemplos de este tipo de tecnología educativa. Uno de los caminos innovativos para desarrollar la motivación y la creatividad de los jóvenes, es la organización de las clases y el trabajo extraclase con la modelización de diferentes máquinas no sólo tan sofisticadas como los automóviles y aviones sino, aparatos sencillos como de cocina, equipos domésticos, etc. [2].
Los alumnos con gran interés en esto, construyen modelos simples de mecanismos eléctricos y mecánicos, utilizando los materiales de uso común: papel, cartón, madera, aluminio, plastilina, etc. Estas actividades en la clase coinciden con el trabajo educativo extraclase, que se organiza en la educación no formal en los diferentes círculos de mecánica amena, Casas de Ciencia y Tecnología juvenil, etc.
Existen otras experiencias interesantes de este tipo, por ejemplo el Instituto Técnico Industrial “Centro Don Bosco”, Bogotá, Colombia. En el proyecto educativo de este colegio están incluidos cursos para el desarrollo de capacidades técnicas de los estudiantes y aplicación de estos conocimientos para la elaboración de maquetas y modelos de diferentes tipos. Por ejemplo uno de los productos de este trabajo, fue el brazo robótico, construido por un grupo de estudiantes, guiados por los docentes, y presentado en el evento nacional Expociencia Juvenil. Este interesante proyecto ganó premios especiales nacionales.
Otro ejemplo interesante a nivel latinoamericano lo ofrece la Feria Juvenil de soluciones tecnológicas, llevada acabo en Chile. La cual se constituye en una oportunidad, para la divulgación de materiales sobre las tecnologías modernas e ingenierías en el diseño de cursos especiales para la escuela secundaria y el colegio.
Como mencionamos anteriormente, la introducción de estos cursos nuevos, siempre tiene dificultades organizacionales debido a la resistencia del sistema educativo institucional tradicional, porque es necesario recortar las horas de cursos de ciencias tradicionales, etc. Superar estas dificultades se puede, a nivel de institución educativa si los dirigentes analizan sistemáticamente el contenido de todos los currículos en la institución, creando las condiciones para las nuevas asignaturas debidamente diseñadas y que producen efecto positivo general en los conocimientos y habilidades de los estudiantes.
Un ejemplo de este curso es, introducción a las ingenierías [3] Este curso es de un semestre, diseñado para introducir en ingenierías a los estudiantes de un colegio.
El currículo del curso tiene cinco partes: construcción del aparato para la producción de café; cromatografía; acústica de una habitación; diseño de puentes; solución de problemas difíciles. Durante estos cursos, los estudiantes efectúan las correspondientes actividades, resolviendo problemas del mundo real, desarrollando su creatividad y otras habilidades de alto nivel.
Los cursos nuevos de este tipo también son buenos métodos para desarrollar interés en los jóvenes hacia las carreras de ingenierías.
La educación científica-tecnológica en las zonas rurales de diferentes países, es una parte muy importante del sistema educativo. Las necesidades del aumento de calidad de la educación de este tipo son imprescindibles. Existen interesantes ejemplos latinoamericanos de educación tecnológica agroindustrial.
Por ejemplo en el Centro Educativo Matriz Parambas, Ecuador, crearon la metodología de integración curricular con actividades productivas. En este sistema aplicado en la zona agraria, se diseñaron una serie de interesantes actividades conducentes a que niños y jóvenes aprendan mejor las tecnologías agropecuarias.
Dentro de la asignatura tradicional de Ciencias Naturales en básica primaria, incluyeron varios temas de la vida cotidiana. Reconocer cantidad de vacas, utilidad de la leche, calcular distancias en el campo, reconocer épocas de cosecha, valorar el alto grado de importancia del agua, etc.
Las actividades productivas del curso están directamente relacionadas con las diferentes ciencias. Por ejemplo, el corte de la maleza con machete, está relacionada con las partes de las plantas y las figuras geométricas básicas (rectángulo, cuadrado), etc. Hay interesantes experiencias educativas de este tipo, cuando, por ejemplo, en las escuelas rurales, en los cursos de ciencias, organizan para los estudiantes actividades interesantes con lombricultura (lombriz californiana). En estas actividades los alumnos aprenden no sólo importantes enlaces de biología con conocimientos de agro, sino conocimientos de economía, y aspectos socioculturales, etc. [4].
Es importante que se estén organizando investigaciones con este tipo de metodologías, especialmente para educación formal y no formal en las zonas rurales. Por ejemplo existen varios proyectos de este tipo en la Facultad de Ciencias y Educación, Universidad Pedagógica Nacional, (Bogotá, Colombia), y otras instituciones.

BIBLIOGRAFÍA
[1] Pérez Aguado A. El servicio de renovación pedagógica de la comunidad de Madrid y la innovación educativa. VIII Encuentro de Innovadores e Investigadores en Educación. Convenio Andrés Bello, 2000, p. 77.
[2] Good K. An approacha to primary design in technology education and some innovative technique. Journal of Science Education, v.3, N.2, pp 90-92, 2002.
[3] Ponton, K. Sullivan, M. Kendricks, J. Seiner. Introduction to Engineering: An Assessment of a High School Course. Journal of Science Education, V2, vol4, pp 57- 61, 2003.
[4] Rojas S. Una brigada ecológica para la escuela. Conocer y amar el suelo de Limache. VIII Encuentro de Innovadores e Investigadores en Educación. Convenio Andrés Bello, 2000, p. 213.

CRÉDITO:
Yuri Orlik, Luz C. Hernández, Ana M. Navas. 2004. La enseñanza de la ciencia y la tecnología en los países del Convenio. Bogotá: Convenio Andrés Bello. Los puntos de vista, conceptos y opiniones que se exponen en este documento no reflejan, necesariamente, la posición del Convenio Andrés Bello (CAB).
Este fragmento está compuesto por apartes de las páginas 131-133 de este libro y se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s