¿MINISTERIO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA?

El 14 y 15 de abril pasados se llevó a cabo en Bogotá el “Seminario Internacional sobre Ciencia, Tecnología e Innovación”, convocado por el Ministerio de Educación Nacional, el Departamento de Planeación Nacional y Colciencias. En el marco de este seminario se presentó el “Proyecto de Ley Ciencia y Tecnología” a cargo de sus promotores: la Senadora Martha Lucía Ramírez y el Representante a la Cámara, Jaime Restrepo Cuartas. Dada la actualidad del tema y la importancia que tiene para el desarrollo del país, se reproduce aquí un artículo publicado en enero pasado en el periódico de la Universidad Nacional de Colombia en el que se muestran diversas posiciones con respecto a la conveniencia o no de crear este nuevo ministerio.

¿Ministerio de Ciencia y Tecnología?
Por Gabriela Rodríguez Salgado, Unimedios.
Universidad Nacional¿Modificar la estructura del Estado para crear un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación es conveniente para Colombia? ¿Favorecerá o no la investigación científica y el desarrollo tecnológico del país? Interrogantes como estos fueron analizados por científicos, académicos y directores de entidades afines al tema, a propósito del Proyecto de Ley propuesto por Martha Lucía Ramírez y Jaime Restrepo Cuartas.
La propuesta busca modificar la Ley 29 de 1990 y establecer un marco jurídico para el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento en Colombia en el que se cree un ministerio de ciencia, tecnología e innovación, se transforme a Colciencias y se cree un fondo nacional de financiamiento. Este proyecto modificaría la estructura del Estado.
El Representante a la Cámara Jaime Restrepo Cuartas explicó que “la creación de un ministerio es importante, porque le permitiría al país estar a tono con los avances científicos del momento y con el desarrollo que han adquirido otros países del mundo, como China, India, Japón, Irlanda, e incluso países de América Latina, como Chile y Brasil, que han fortalecido su desarrollo científico”.
La creación de un ministerio de estas características fue contemplada hace 17 años durante las discusiones de la Misión de Ciencia y Tecnología, en la que un grupo de investigadores de la Universidad Nacional y otras entidades concluyó que “no era conveniente, porque los ministerios son puestos fundamentalmente políticos, que tienen una volatilidad enorme y por eso ningún gobierno ha planteado volver a Planeación un ministerio, sino conservar la relación con Presidencia, que le da cierta autonomía”, afirma el profesor Gabriel Misas, director del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la UN, Iepri, y el entonces coordinador de la Misión.
La autonomía de Colciencias, adquirida desde que la Misión recomendó su adscripción al Departamento Nacional de Planeación, le ha permitido contar con personas vinculadas a las ciencias, como profesores que han hecho parte de grupos de investigación y han tenido un entrenamiento importante en ciencia y tecnología. Al profesor Misas le preocupa que esta condición se pierda y que sea “modificada por un número de asesores que entran y salen con los ministros”.
Al respecto, el representante dijo: “nosotros no estamos diciendo: créese una figura nueva, con una nueva estructura, con burocracia. No. Estamos diciendo, transfórmese Colciencias, con su misma estructura, en un ministerio. Así no se corre el riesgo de que esto se vuelva un ente burocrático, que se politice. Va a depender mucho de la Presidencia de la República y de la conciencia sobre la necesidad de desarrollar un modelo que cambie el desarrollo productivo del país hacia una productividad basada en la investigación”.
Los proponentes vieron la necesidad de crear este ministerio por la inestabilidad de la asignación del presupuesto, que ha variado con los gobiernos. “Queremos un ministerio, porque no podemos insistir en la idea de tener una entidad secundaria en la estructura del Estado. Un ministro tiene la posibilidad de discutir las políticas en el Conpes, de participar en el consejo de ministros y de pelear un presupuesto”, dice Restrepo Cuartas.
Para el subdirector de programas estratégicos de Colciencias, Alexis de Greiff, convertir a este instituto en un ministerio “quiere decir que la ciencia y la tecnología alcanza un estatus político con mayor cercanía a los espacios de toma de poder, lo que pone el tema en pie de igualdad con otras prioridades del país”.
Asimismo, que “esté abierta la discusión en la estructura política del país sobre la ciencia y la tecnología, en una coyuntura como la actual tiene un significado político importante, porque se envía una señal sobre la importancia que el ejecutivo y el ala legislativa les otorgan a las actividades científicas y tecnológicas en Colombia”.
El director de Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, Darío Alonso Montoya Mejía, afirma que uno de los principales problemas que podría resolver un ministerio es la confusión de los conceptos de desarrollo científico y desarrollo tecnológico, porque “juntar ciencia y tecnología y promoverlas con las mismas estrategias es absolutamente equivocado, y en eso el país tiene que tomar conciencia”.
En este contexto, Montoya Mejía sostiene que “la ciencia y la tecnología no son la misma cosa y requieren estrategias de promoción diferenciadas. La ciencia es una tarea que tiene unos aliados específicos en la promoción tecnológica, y es una tarea que hay que promover en la universidad, en los centros especializados de investigación y tiene que ver con la promoción del talento y la capacitación de alto nivel. Por otro lado, la tecnología es una tarea que está cada vez más cercana a los problemas de competitividad y productividad de las empresas. Allí lo que se focaliza como interés fundamental es la capacidad de generar innovación”.
Por su parte, el profesor De Greiff, de Colciencias, explica que “hay una tendencia a hacer esa separación entre ciencia y tecnología, partiendo de la idea de que es una separación epistemológica y práctica, pero de ahí se salta a decir que también hay una separación institucional. Eso me parece sumamente peligroso, porque lo que uno ve en el desarrollo de otros países es la presencia de científicos en lugares industriales, es decir, investigación fuertemente aplicada, que en todo caso tiene casos fundamentales en los que participan científicos y, muchas veces, científicos que hacen investigación básica”.
El profesor de física de la Universidad Nacional de Colombia Rafael Germán Hurtado Heredia concluye: “Creo que el proceso de maduración del Sistema de Ciencia y Tecnología, SCyT, actual debería permitirle una mayor vinculación a las políticas, planes y estrategias de los ministerios y llevar a estos a encontrar un valor práctico para sus propias iniciativas en las actividades de ciencia y tecnología. Si se lograse una sinergia entre la comunidad, el SCyT como está hoy en día y los ministerios habría una gran ganancia”.

CRÉDITOS:
Artículo escrito por Gabriela Rodríguez Salgado y publicado en la edición 104 de Unimedios (Sep-2007). Unimedios es la agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s