CONOCIMIENTO E INNOVACIÓN

Hay que mejorar la enseñanza y el aprendizaje desde el inicio de primaria.
Por Francisco Cajiao

Diario El Tiempo¿Qué tenía el teléfono de mi abuela que no tenga un celular?
Pensándolo, pareciera que en lo fundamental son la misma cosa: ambos disponen de parlante, micrófono, sistema para marcar números y posibilidad de comunicarse a larga distancia para conversar sobre asuntos importantes o triviales. En ambos casos cobrarán el valor de la llamada por el tiempo de conexión.
Claro que el celular tiene cosas que no tenía ese moscorrofio negro y pesado de 1950: es bonito, no tiene cables, cabe en el bolsillo, saca fotos, recibe mails, hace cuentas, toca música… en esencia, es lo mismo, pero ahora tiene dentro una enorme cantidad de conocimiento. En la cajita mágica se condensan décadas de investigación científica y tecnológica que permiten que lo mismo sea otra cosa.
Creo que esta es una buena imagen para avanzar en la discusión sobre la calidad de la educación. Si nos preguntamos qué diferencia nuestro sistema de otros países como Finlandia o Japón, tendríamos que contestar que el nuestro se parece al teléfono de la abuela y los otros al celular. A simple vista son la misma cosa: hay colegios, maestros, currículos, computadores y niños, y después de once o doce años se les certifica para ir a la universidad. Pero por dentro, los sistemas avanzados tienen mucho más conocimiento acumulado: por eso, los chicos salen mejor preparados, las universidades generan más investigación y los países avanzan más rápido en su desarrollo económico y social.
Es necesario, entonces, poner el debate en el terreno del conocimiento sobre la educación, antes que en las estadísticas que nos muestran los resultados obtenidos por el sistema. Todos estos indicadores son importantes como punto de referencia: número de niños que asisten a la escuela, puntaje en pruebas, número de científicos y grupos de investigación, número de patentes, conectividad, etc. Pero cuando los indicadores salen mal, el remedio es meterle conocimiento al sistema y no inventar trucos triviales para mejorar las cifras. No sirve gastar recursos para “entrenar” a los jóvenes en las pruebas del Icfes: de lo que se trata es de mejorar la enseñanza y el aprendizaje desde el inicio de la primaria y eso significa investigar más sobre modelos curriculares, evaluación, organización escolar, formación de maestros y expectativas sociales.
Esta semana se realiza el Seminario Internacional sobre Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación, promovido por Colciencias, Planeación Nacional y el Ministerio de Educación. En este contexto, es imprescindible enfrentar el tema de los estudios científicos sobre la educación, que, salvo por experiencias aisladas, está muy atrasado en Colombia. Muchos de quienes administran la educación en sus distintos niveles son más políticos que expertos, y ven con reticencia a quienes conocen a fondo las complejidades del tema que tienen entre manos: así suelen elaborar sus planes más guiados por la intuición y la conveniencia inmediata que por el conocimiento. El resultado es que muchos recursos se utilizan de forma ineficaz. Pero los estudiosos no siempre tienen una proyección práctica que les permita dar pertinencia a su trabajo y traducir su conocimiento en la elaboración de propuestas que tengan expresión en el día a día de las instituciones educativas.
Este encuentro sobre ciencia, tecnología e innovación debería dar luces sobre la necesaria conexión entre la administración de la educación y los grandes desafíos que competen a una academia que debe avanzar en innovaciones que permitan mejorar la calidad a partir del conocimiento acumulado en los últimos cincuenta años. No se pueden ignorar los progresos de las neurociencias, la sociología, la economía, la antropología y la psicología, y seguir invirtiendo recursos en lo que una loable e ingenua buena voluntad señalan como derrotero.

CRÉDITO:
Artículo escrito por Francisco Cajiao (frcajiao@yahoo.com) y publicado en el diario El Tiempo de Bogotá en día 15 de Abril de 2008. Este artículo se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s