Archivo de la categoría: Pedagogía y Didáctica

Documentos, artículos y recursos relacionados con pedagogía y didáctica de la Educación en Tecnología (EenT)

EMPRESARIOS Y EDUCACIÓN

Autor: ALBERTO ESPINOSA LÓPEZ
Revista Dinero, Julio 18 de 2008

Nos volvemos lo que pensamos. Si tenemos un alto ideal, nuestros pensamientos y acciones se enfocarán hacia él.
El Gran Maestro Compartir 2007, Henry Alberto Berrío, plantea al explicar qué lo ha convertido en la persona que es, que su maestro Blas Blanco Travieso le “enseñó a pensar con criterio y a emitir juicios basados en argumentos que convencieran al otro y no en simples opiniones infundadas” y resalta que lo que más lo marcó de sus maestros fue “contemplar su quehacer docente, esa manera de orientar la existencia, que no se reducía a simples discursos, sino que se reflejaba en su ética y entrega desinteresada para que sus estudiantes se comprendieran a sí mismos”.
Es que el camino a la sabiduría parte del conocimiento, pero es a través del pensamiento, el análisis y el juicio como podemos tomar decisiones acertadas que nos permitan actuar correctamente y son nuestras experiencias las que nos permiten comprender y aprender.
Por eso es tan importante la reflexión sobre nuestro diario vivir para apropiarnos de nuestras ideas y construirnos permanentemente, convirtiéndonos en lo que queremos llegar a ser. Es la vivencia la que nos transforma y nos permite ser y crecer, mejorando cada día.
Si adquirimos el hábito de planear cada día y luego al final de este reflexionamos sobre los logros e incumplimientos, sobre las acciones y comportamientos correctos e incorrectos y definimos planes de mejoramiento, alcanzaremos las metas que nos propongamos. Un buen ejemplo de esto es Benjamín Franklin que con este método llegó a ser político, autor, impresor, científico, activista cívico, hombre de estado y diplomático.
Aprender a pensar es ser capaz de analizar con criterio, reflexionar, examinar, cuestionar, juzgar y decidir para actuar y comportarse correctamente. Esto implica revisar cada faceta de nuestra vida y cada uno de nuestros comportamientos para decidir si eso es lo correcto, si obedece a algo o si simplemente lo hacemos porque los demás lo hacen.
Si analizamos la vida veremos que hay muchos comportamientos y decisiones que se hacen sin análisis y reflexión. Es fácil caer en el comportamiento del rebaño, que el camino que toma la primera oveja lo siguen las demás sin cuestionarse, aunque puede conducirlas a un precipicio y a la muerte.
Es útil cuestionar por qué hago cada cosa, es lo que más me conviene, qué consecuencias tiene hacerlo o dejarlo de hacer, lo hago después de un análisis juicioso o es simplemente una respuesta emotiva e impulsiva.
Jorge Orlando Melo, en la Universidad Eafit en el día del maestro, recuerda el planteamiento de Michel de Montaigne: “más que recitar lo que enseñan los eruditos, lo que debe hacer el hombre verdaderamente sabio es aprender a observar la realidad, a buscar la verdad en sí mismo, en los hechos y en la naturaleza y no en las definiciones de los filósofos y los sabios” y continúa: “la ciencia no es tan importante como la actitud hacia el conocimiento y la capacidad de pensar con independencia y de vivir dignamente“.
Si analizamos, la mayoría de la gente se preocupa más por acumular conocimientos que por desarrollar la capacidad de pensar originalmente y tomar decisiones analizadas, reflexionadas y con convicción. Un ejemplo son los partidos políticos y las religiones, la gente se declara de un partido o de otro, de una religión u otra, por tradición, por familia, por grupo de amigos o por otras influencias externas, más que por análisis, reflexión y argumentación.
La capacidad de pensar hay que desarrollarla, como se desarrollan otras facultades y habilidades, como por ejemplo tocar un instrumento, y es desde que nacemos que hay que estarla ejercitando y entrenando.
En las empresas requerimos gente que piense y que piense bien, que sea creativa, innovadora, investigadora, en permanente búsqueda de oportunidades de aprender, hacer mejor las cosas, resolver problemas, analizar situaciones y tomar buenas decisiones.
En la vida de hoy no es fácil dejar espacios para pensar, para estar en silencio, para observarnos, para reflexionar sobre nuestra vida, sobre nuestras acciones, sobre nuestros comportamientos, para cuestionarnos sobre nuestra existencia, nuestras vivencias, nuestro equilibrio. Y esto es fundamental si queremos ser los arquitectos de nuestro futuro.
FUENTE:
Revista Dinero, Julio 18 de 2008.

SABER Y PENSAR

El pensamiento de los niños necesita espacio para crecer sin barreras.
Por Francisco Cajiao
Columnista de El Tiempo

Diario El Tiempo

Diario El Tiempo

En la experiencia cotidiana es fácil encontrar gente que sabe mucho y piensa poco. Hay personas capaces de desempeñarse con eficiencia en trabajos complicados de nivel técnico o profesional, cumpliendo todas las exigencias y caprichos de sus jefes, siguiendo meticulosamente cada procedimiento preestablecido, mostrando resultados cuantificables de sus acciones y dando cuenta de cada una de sus actividades. Pero esto no garantiza que piensen más allá de lo inmediato. Incluso, en los altos estrados de la academia pueden encontrarse profesores universitarios que recitan citas extensas en diversas lenguas, reproducen con enorme habilidad teorías complejas y dominan datos y cifras a granel, pero algo nos dice que todo eso tiene un olor a ropa prestada porque cuando actúan no parece que tanta erudición se conecte con la vida.
En contraste, a veces encontramos personas sencillas, sin títulos académicos, sin presunciones intelectuales, que nos dicen cosas muy profundas sobre la vida, sobre el destino humano, sobre el acontecer público. Es verdad que no usan palabras complicadas, pero muestran largas horas de diálogo silencioso consigo mismos y con su entorno. Digamos que son los que piensan mucho aunque no sepan tanto. Ya decía san Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, que “no el mucho saber harta y satisface el ánima sino el gustar las cosas internamente”.
Cabe preguntar si el sistema educativo les da a nuestros niños y jóvenes el espacio y la inclinación para pensar, de manera que hagan de su vida un proyecto propio y encuentren razones para sentirse parte activa de una sociedad de la cual son corresponsables. La respuesta no es sencilla, pues tampoco es fácil precisar qué es pensar. Algunos caen en la tentación de reducir el pensamiento a unas cuantas operaciones mentales verificables. Pero el pensamiento profundo se resiste al encasillamiento: puede surgir de repente cuando estamos en situaciones límite, tal vez mientras tomamos el sol en una playa o mientras vemos una telenovela. Para algunos, requiere el silencio y el aislamiento, mientras a otros los asalta en medio del bullicio y la multitud. Tal vez una melodía especial o una obra de arte desencadenan una catarata imparable de reflexiones. A lo mejor una caricia o un abandono. Einstein, en su autobiografía, cuenta que su primera intuición sobre la relatividad surgió a los ocho o nueve años mientras montaba un caballito de palo e imaginaba qué sucedería si fuera un rayo de luz: en la escuela pasaba como un niño totalmente insuficiente.
Lo que es claro es que el conocimiento universal, el progreso científico, la creación artística y la reflexión filosófica surgen de personas que piensan mucho sobre aquello que saben y llegan a cosas nuevas que naturalmente no sabían ni tenían dónde aprender. Por estos días en que se realiza la Feria del Libro, surge la asociación con el pensamiento humano, que se condensa en millones de páginas que intentan atrapar ideas para hacerlas públicas, para convertirlas en patrimonio común. Pero sería fantástico saber cómo fue producido cada libro, cómo fue el proceso de pensamiento del autor, cuánto sufrió para encontrar palabras para su ensoñación o para su obsesión. Lo que sí podemos constatar es que allí, en la Feria, hay pensamiento poético, gráfico, histórico, matemático, filosófico, novelístico, religioso, culinario… y muchos pensamientos insulsos. Pero aun en la frecuente basura literaria se puede leer la necesidad de hacer públicos los soliloquios de seres humanos que más allá de repetir lo que otros han dicho se arriesgan a pensar por su propia cuenta, dejando en palabras un pequeño rastro de su paso por la vida.
Es claro que queremos que todos nuestros niños y niñas puedan saber muchas cosas, pero todavía más importante es encontrar maneras para que todos sus pensamientos encuentren espacio para crecer y fluir sin barreras, sin límites, sin clasificaciones y, sobre todo, sin tantas calificaciones.

CRÉDITO:
Artículo escrito por Francisco Cajiao (frcajiao@yahoo.com) y publicado en el diario El Tiempo de Bogotá en día 21 de Mayo de 2008. Este artículo se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD, UNA PROPUESTA PARA EL AULA

La importancia y omnipresencia de la tecnología en el mundo actual no admite discusión alguna. Precisamente, es por ello que urge desarrollar procesos educativos que preparen a los ciudadanos para vivir y participar de este mundo marcadamente tecnológico. En este sentido, el tema de la “Educación en Tecnología” y de términos conexos como el de la “Alfabetización Tecnológica”, se han vuelto palabras comunes para los sistemas educativos.
Uno de los desafíos de la educación actual consiste en la elaboración de materiales educativos que contribuyan a apoyar la formación docente y su trabajo específico en el aula. En este sentido se inscribe la propuesta “Tecnología y Sociedad” para niveles educativos de básica secundaria y media, presentada por el Grupo de Investigación en Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad del Valle, dirigido por el profesor Carlos Osorio. Esta propuesta contiene un Manual enfocado al aprendizaje de la participación pública en el aula, alrededor de cuestiones que permiten analizar la relación entre la tecnología y la sociedad.
El enfoque CTS utilizado comprende dos líneas de trabajo que permiten guiar el quehacer en el aula: 1) el análisis de las condiciones sociales y culturales que participan en la construcción del conocimiento científico y tecnológico; y 2) el análisis de las consecuencias sociales y ambientales como producto del desarrollo científico y tecnológico contemporáneo. En esta propuesta, el objetivo de una educación con enfoque en Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), consiste en promover la participación pública de los estudiantes en cuestiones relacionadas con la ciencia y la tecnología, con el fin de lograr una ciudadanía alfabetizada científica y tecnológicamente, esto es: más participativa, tolerante y consciente del papel que juegan las tecnologías y las ideas científicas en el mundo actual.
Este trabajo comprende dos grandes partes, la guía del docente y la guía del estudiante. La guía del docente comprende cuatro capítulos y un anexo sobre lecturas de apoyo y una versión en formato PDF para impresión del documento.

Guía del docente – Capítulos:
1. Introducción a la estructura del Manual. Presenta de manera sucinta del enfoque adoptado: Educación en Ciencia, Tecnología y Sociedad. Además, muestra una interrelación entre conceptos, contextos y temas.

2. Se tratan brevemente los conceptos o campos conceptuales propuestos: la tecnología, y la relación Tecnología y Sociedad.

3. Comprende los contextos, en este caso, delimitado a lo que tiene que ver con la participación pública en tres sistemas tecnológicos de la región del Valle del Cauca, Colombia, ellos son: agua potable, salud y agricultura.

4. Trata los temas a trabajar, bajo el tratamiento didáctico basado en la Educación en Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS). Estas didácticas o talleres serán la vía de abordaje del componente Tecnología y Sociedad, teniendo presente los contextos de participación pública en los tres sistemas tecnológicos mencionados.

Guía del estudiante – Talleres:
El conjunto de 13 talleres tiene por objeto contribuir con la formación de los estudiantes, para que logren un entendimiento de las relaciones entre la tecnología y la sociedad. Están enfocados para que ellos puedan aprender a participar públicamente, es decir, a participar en comunidad, frente a problemas relacionados con el agua, la salud y la agricultura.

Tema 1: El problema de saneamiento básico y abastecimiento de agua.
Tema 2: La vacunación. ¿obligación de quién?
Tema 3: ¿Alimentos transgénicos?
Tema 4: Los problemas en el suministro de agua para los habitantes de candelaria.
Tema 5: La producción de la caña de azúcar en el valle del cauca.
Tema 6: La vacunación en cali: brote de difteria en cali, valle.
Tema 7: Saneamiento básico y conservación del recurso hídrico en altos de menga.
Tema 8: El problema de la prevención en los centros de salud.
Tema 9: Transgénicos aqui y ahora.
Tema 10: Nueva forma de potabilizar el agua.
Tema 11: Montebello clama por acueducto
Tema 12: A favor o en contra de los transgénicos
Tema 13: La contaminación por quema de caña de azúcar en el valle del cauca.

FUENTE:
Información tomada del sitio Web del Grupo de Investigación en Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad del Valle, dirigido por el profesor Carlos Osorio. El material fue elaborado por Carlos Osorio Marulanda, Maritza Cuartas Jaramillo y Julieta Muriel Restrepo; con la colaboración de Adriana Sánchez Gómez y Silvana Espinosa Guerrero. Además, con la participación activa de un grupo de docentes de colegios de la ciudad de Cali, quienes tuvieron acceso a una primera versión del material, probaron las didácticas y compartieron sus experiencias. Tanto las fotos, como todo el material presentado, no tienen carácter comercial y se puede reproducir libremente simplemente citando los autores.

CURRÍCULO DE TECNOLOGÍA EN ARGENTINA

En Argentina, Tecnología es un área de formación general para todos los alumnos, desde nivel inicial, continuando con la Educación general básica (EGB), hasta la Educación Polimodal. Los propósitos de esta nueva área escolar se orientan a que los alumnos conozcan y comprendan conceptos relacionados con los modos en que las personas intervienen de forma intencionada y organizada sobre el medio natural y social, actuando sobre los materiales, la energía o la información.
El área curricular de Tecnología promueve el desarrollo de capacidades vinculadas con el “saber-hacer”, con la inteligencia práctica, con la resolución de problemas relacionados con el diseño, la producción y el uso de tecnologías. Mediante una mirada crítica, se pretende enmarcar el quehacer tecnológico, en relación con las finalidades económicas, sociales, políticas de cada época y lugar, atendiendo también a los impactos y efectos sobre las personas, la sociedad y el medio ambiente.

PROPUESTAS PARA EL AULA
A continuación se ofrecen enlaces a una serie de documentos publicados por el Ministerio de Educación de Argentina en el 2007. Estos constituyen material valioso, descargable en formato PDF, que los docentes de Educación en Tecnología de toda Latinoamérica pueden aprovechar para enriquecer sus clases.

NIVEL PRIMARIO (archivo en formato pdf)
Primer ciclo (1°, 2°, 3°):
– Procesos tecnológicos
– Medios técnicos
– Reflexión sobre la tecnología, como proceso socio cultural: diversidad, cambios y continuidades.

CUADERNO PARA EL AULA (Primer ciclo nivel primario, pdf)
1° grado: Diseño y construcción de una herramienta
2° grado: Diseño y ensayo de ideas para copiar figuras
3° grado: Una experiencia de producción

CUADERNO PARA EL AULA (Segundo ciclo nivel primario, pdf)
4° grado: Los procesos y las técnicas de conformación
5° grado: Analizar, diseñar y construir máquinas sencillas
6° grado: La organización de los procesos de producción

EGB1 (archivo en formato pdf)
No 1: Los materiales.
No 2: Las herramientas.
No 3: La resolución de problemas.
No 4: Elaboración de productos.
No 5: Organización del lugar de trabajo.
No 6: Los cambios tecnológicos.
No 7: La información técnica.

EGB2 (archivo en formato pdf)
No 1: La mecanización de las tareas.
No 2: Herramientas, mecanismos, máquinas.
No 3: Análisis de comportamientos y construcción de modelos.
No 4: Con la fuerza de los motores.
No 5: Medir para controlar.
No 6: La resolución de problemas.

EGB3 (archivo en formato pdf)
No 1: La regulación en los sistemas eléctricos
No 2: Análisis y diseño de sistemas de control lógico
No 3: El análisis y el diseño mediante el enfoque de sistemas
No 4: Un proyecto de investigación en Tecnología
No 5: Comunicación paralelo y serie
No 6: Energía e información

EDUCACIÓN POLIMODAL (archivo en formato pdf)
N° 1: Los procesos de producción
N° 2: La producción flexible
N° 3: Descifrar códigos
N° 4: Transmisión y almacenamiento de imágenes
N° 5: Codificación de la información
N° 6: Señales analógicas y digitales

En Argentina la Educación general Básica (EGB) se divide en EGB 1 (1º ciclo, estudiantes de 6 a 8 años; EGB 2 (2º ciclo, estudiantes de 9 a 11 años); EGB 3 (3º ciclo, estudiantes de 12 a 14 años). Además, a la educación polimodal acuden estudiantes entre 15 y 17 años.

CRÉDITO:
Tomado del sitio Web del Ministerio de Educación de Argentina.
Para comunicarse: Pizzurno 935, segundo piso, oficina 243 (ala Marcelo T. de Alvear), CPA C1020ACA, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Tel. 011- 4129-1000 int. 7406. Correo electrónico: areas@me.gov.ar
Este texto se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

INNOVACIONES EN LA EDUCACIÓN TECNOLÓGICA

En el año 2003, los ministros y máximas autoridades de los países signatarios del Convenio Andrés Bello (CAB) aprobaron el “Plan de Acción Conjunta en Ciencia y Tecnología” En el marco de dicho Plan se comprometieron a realizar acciones tendientes a establecer programas tanto de popularización de la Ciencia y la Tecnología, como en mejorar su enseñanza. En Octubre de 2004 el CAB publicó la primera versión del informe: “La enseñanza de la ciencia y la tecnología en los países del Convenio” En él se incentiva el debate y el intercambio de ideas en este tema, al tiempo que se presentan los avances de la programación en ciencia y tecnología en los países del CAB.
A continuación se transcribe un fragmento del apartado “Innovaciones en la Educación Tecnológica” por encontrarlo interesante ya que de cierta manera promueve que la Tecnología se enseñe de la mano de las Ciencias Naturales. Aunque reconoce que la metodología de la ciencia y la tecnología tienen diferencias fundamentales tanto en la profundidad de los cursos, como en las metas y los objetivos del trabajo educativo, hace hincapié en que la base de los métodos generales es la misma.

1.10 Innovaciones en la Educación Tecnológica
Por Orlik Y, Hernández L., Navas A.
La innovación en las tecnologías es un proceso básico de la evolución humana. Durante los últimos años se ha producido de una forma especialmente acelerada, llegando a ser considerada como la tercera gran revolución social de la historia de la humanidad, tras la revolución agraria y la revolución industrial [1]. Las metodologías innovativas en la educación tecnológica, tienen por esta razón, importancia especial para el mejoramiento de la enseñanza.
A nivel de escuela primaria la organización normal de educación tecnológica es la implementación de los temas de técnica e ingeniería, en los currículos de ciencia para menores. Lógicamente que como mencionamos anteriormente, el nivel científico de esta información debe ser muy bajo y la metodología debe ser basada en el material ameno, motivación de alumnos, información interesante sobre máquinas, aviones, tecnologías, etc.
Hay varios ejemplos de este tipo de tecnología educativa. Uno de los caminos innovativos para desarrollar la motivación y la creatividad de los jóvenes, es la organización de las clases y el trabajo extraclase con la modelización de diferentes máquinas no sólo tan sofisticadas como los automóviles y aviones sino, aparatos sencillos como de cocina, equipos domésticos, etc. [2].
Los alumnos con gran interés en esto, construyen modelos simples de mecanismos eléctricos y mecánicos, utilizando los materiales de uso común: papel, cartón, madera, aluminio, plastilina, etc. Estas actividades en la clase coinciden con el trabajo educativo extraclase, que se organiza en la educación no formal en los diferentes círculos de mecánica amena, Casas de Ciencia y Tecnología juvenil, etc.
Existen otras experiencias interesantes de este tipo, por ejemplo el Instituto Técnico Industrial “Centro Don Bosco”, Bogotá, Colombia. En el proyecto educativo de este colegio están incluidos cursos para el desarrollo de capacidades técnicas de los estudiantes y aplicación de estos conocimientos para la elaboración de maquetas y modelos de diferentes tipos. Por ejemplo uno de los productos de este trabajo, fue el brazo robótico, construido por un grupo de estudiantes, guiados por los docentes, y presentado en el evento nacional Expociencia Juvenil. Este interesante proyecto ganó premios especiales nacionales.
Otro ejemplo interesante a nivel latinoamericano lo ofrece la Feria Juvenil de soluciones tecnológicas, llevada acabo en Chile. La cual se constituye en una oportunidad, para la divulgación de materiales sobre las tecnologías modernas e ingenierías en el diseño de cursos especiales para la escuela secundaria y el colegio.
Como mencionamos anteriormente, la introducción de estos cursos nuevos, siempre tiene dificultades organizacionales debido a la resistencia del sistema educativo institucional tradicional, porque es necesario recortar las horas de cursos de ciencias tradicionales, etc. Superar estas dificultades se puede, a nivel de institución educativa si los dirigentes analizan sistemáticamente el contenido de todos los currículos en la institución, creando las condiciones para las nuevas asignaturas debidamente diseñadas y que producen efecto positivo general en los conocimientos y habilidades de los estudiantes.
Un ejemplo de este curso es, introducción a las ingenierías [3] Este curso es de un semestre, diseñado para introducir en ingenierías a los estudiantes de un colegio.
El currículo del curso tiene cinco partes: construcción del aparato para la producción de café; cromatografía; acústica de una habitación; diseño de puentes; solución de problemas difíciles. Durante estos cursos, los estudiantes efectúan las correspondientes actividades, resolviendo problemas del mundo real, desarrollando su creatividad y otras habilidades de alto nivel.
Los cursos nuevos de este tipo también son buenos métodos para desarrollar interés en los jóvenes hacia las carreras de ingenierías.
La educación científica-tecnológica en las zonas rurales de diferentes países, es una parte muy importante del sistema educativo. Las necesidades del aumento de calidad de la educación de este tipo son imprescindibles. Existen interesantes ejemplos latinoamericanos de educación tecnológica agroindustrial.
Por ejemplo en el Centro Educativo Matriz Parambas, Ecuador, crearon la metodología de integración curricular con actividades productivas. En este sistema aplicado en la zona agraria, se diseñaron una serie de interesantes actividades conducentes a que niños y jóvenes aprendan mejor las tecnologías agropecuarias.
Dentro de la asignatura tradicional de Ciencias Naturales en básica primaria, incluyeron varios temas de la vida cotidiana. Reconocer cantidad de vacas, utilidad de la leche, calcular distancias en el campo, reconocer épocas de cosecha, valorar el alto grado de importancia del agua, etc.
Las actividades productivas del curso están directamente relacionadas con las diferentes ciencias. Por ejemplo, el corte de la maleza con machete, está relacionada con las partes de las plantas y las figuras geométricas básicas (rectángulo, cuadrado), etc. Hay interesantes experiencias educativas de este tipo, cuando, por ejemplo, en las escuelas rurales, en los cursos de ciencias, organizan para los estudiantes actividades interesantes con lombricultura (lombriz californiana). En estas actividades los alumnos aprenden no sólo importantes enlaces de biología con conocimientos de agro, sino conocimientos de economía, y aspectos socioculturales, etc. [4].
Es importante que se estén organizando investigaciones con este tipo de metodologías, especialmente para educación formal y no formal en las zonas rurales. Por ejemplo existen varios proyectos de este tipo en la Facultad de Ciencias y Educación, Universidad Pedagógica Nacional, (Bogotá, Colombia), y otras instituciones.

BIBLIOGRAFÍA
[1] Pérez Aguado A. El servicio de renovación pedagógica de la comunidad de Madrid y la innovación educativa. VIII Encuentro de Innovadores e Investigadores en Educación. Convenio Andrés Bello, 2000, p. 77.
[2] Good K. An approacha to primary design in technology education and some innovative technique. Journal of Science Education, v.3, N.2, pp 90-92, 2002.
[3] Ponton, K. Sullivan, M. Kendricks, J. Seiner. Introduction to Engineering: An Assessment of a High School Course. Journal of Science Education, V2, vol4, pp 57- 61, 2003.
[4] Rojas S. Una brigada ecológica para la escuela. Conocer y amar el suelo de Limache. VIII Encuentro de Innovadores e Investigadores en Educación. Convenio Andrés Bello, 2000, p. 213.

CRÉDITO:
Yuri Orlik, Luz C. Hernández, Ana M. Navas. 2004. La enseñanza de la ciencia y la tecnología en los países del Convenio. Bogotá: Convenio Andrés Bello. Los puntos de vista, conceptos y opiniones que se exponen en este documento no reflejan, necesariamente, la posición del Convenio Andrés Bello (CAB).
Este fragmento está compuesto por apartes de las páginas 131-133 de este libro y se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

CITA CITABLE

Fernando Savater

CONOCIMIENTO E INNOVACIÓN

Hay que mejorar la enseñanza y el aprendizaje desde el inicio de primaria.
Por Francisco Cajiao

Diario El Tiempo¿Qué tenía el teléfono de mi abuela que no tenga un celular?
Pensándolo, pareciera que en lo fundamental son la misma cosa: ambos disponen de parlante, micrófono, sistema para marcar números y posibilidad de comunicarse a larga distancia para conversar sobre asuntos importantes o triviales. En ambos casos cobrarán el valor de la llamada por el tiempo de conexión.
Claro que el celular tiene cosas que no tenía ese moscorrofio negro y pesado de 1950: es bonito, no tiene cables, cabe en el bolsillo, saca fotos, recibe mails, hace cuentas, toca música… en esencia, es lo mismo, pero ahora tiene dentro una enorme cantidad de conocimiento. En la cajita mágica se condensan décadas de investigación científica y tecnológica que permiten que lo mismo sea otra cosa.
Creo que esta es una buena imagen para avanzar en la discusión sobre la calidad de la educación. Si nos preguntamos qué diferencia nuestro sistema de otros países como Finlandia o Japón, tendríamos que contestar que el nuestro se parece al teléfono de la abuela y los otros al celular. A simple vista son la misma cosa: hay colegios, maestros, currículos, computadores y niños, y después de once o doce años se les certifica para ir a la universidad. Pero por dentro, los sistemas avanzados tienen mucho más conocimiento acumulado: por eso, los chicos salen mejor preparados, las universidades generan más investigación y los países avanzan más rápido en su desarrollo económico y social.
Es necesario, entonces, poner el debate en el terreno del conocimiento sobre la educación, antes que en las estadísticas que nos muestran los resultados obtenidos por el sistema. Todos estos indicadores son importantes como punto de referencia: número de niños que asisten a la escuela, puntaje en pruebas, número de científicos y grupos de investigación, número de patentes, conectividad, etc. Pero cuando los indicadores salen mal, el remedio es meterle conocimiento al sistema y no inventar trucos triviales para mejorar las cifras. No sirve gastar recursos para “entrenar” a los jóvenes en las pruebas del Icfes: de lo que se trata es de mejorar la enseñanza y el aprendizaje desde el inicio de la primaria y eso significa investigar más sobre modelos curriculares, evaluación, organización escolar, formación de maestros y expectativas sociales.
Esta semana se realiza el Seminario Internacional sobre Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación, promovido por Colciencias, Planeación Nacional y el Ministerio de Educación. En este contexto, es imprescindible enfrentar el tema de los estudios científicos sobre la educación, que, salvo por experiencias aisladas, está muy atrasado en Colombia. Muchos de quienes administran la educación en sus distintos niveles son más políticos que expertos, y ven con reticencia a quienes conocen a fondo las complejidades del tema que tienen entre manos: así suelen elaborar sus planes más guiados por la intuición y la conveniencia inmediata que por el conocimiento. El resultado es que muchos recursos se utilizan de forma ineficaz. Pero los estudiosos no siempre tienen una proyección práctica que les permita dar pertinencia a su trabajo y traducir su conocimiento en la elaboración de propuestas que tengan expresión en el día a día de las instituciones educativas.
Este encuentro sobre ciencia, tecnología e innovación debería dar luces sobre la necesaria conexión entre la administración de la educación y los grandes desafíos que competen a una academia que debe avanzar en innovaciones que permitan mejorar la calidad a partir del conocimiento acumulado en los últimos cincuenta años. No se pueden ignorar los progresos de las neurociencias, la sociología, la economía, la antropología y la psicología, y seguir invirtiendo recursos en lo que una loable e ingenua buena voluntad señalan como derrotero.

CRÉDITO:
Artículo escrito por Francisco Cajiao (frcajiao@yahoo.com) y publicado en el diario El Tiempo de Bogotá en día 15 de Abril de 2008. Este artículo se reproduce aquí únicamente con fines exclusivos de ilustración de la enseñanza, de acuerdo con: Artículo 10 del Convenio de Berna (OMPI); Artículo 22 del Acuerdo de Cartagena, Decisión 351 de la CAN; Artículo 32 de la Ley 23 de 1982 de Colombia. Ver el artículo Limitaciones a los Derechos de Autor.

CITA CITABLE

Durkheim

LA EDUCACIÓN EN TECNOLOGÍA Y EL PREMIO COMPARTIR AL MAESTRO

En la Edición 16 de la revista Palabra Maestra aparece un artículo muy interesante de la consultora en educación Juana Carrizosa sobre lo que ha sido la participación de docentes de Tecnología e Informática en el Premio Compartir al Maestro. Ella hace parte del panel de expertos de este concurso, el cual fue instituido y financiado por la Fundación Compartir, la misma organización que edita la revista Palabra Maestra.

Premio Compartir Al Docente

La autora identifica tres grandes tendencias en los proyectos presentados en Tecnología e Informática, dos de ellas están relacionadas con docentes de Tecnología y la tercera con docentes de Informática. La primera tiene que ver con la participación de docentes que se desempeñan en la educación media técnica. Dichas propuestas “evidencian los objetivos, los contenidos y los métodos propios de las modalidades técnicas tradicionales, en las que predominan los aprendizajes procedimentales mediados por guías prediseñadas y altamente estructuradas. La fortaleza de esa tendencia está en la aproximación hacia el conocimiento de ciertos materiales y el uso de herramientas e instrumentos para su transformación en productos específicos”.
La segunda tendencia está relacionada con docentes cuyo enfoque al diseño tecnológico proviene de “disciplinas como la ingeniería y en las cuales la relación disciplinar generalmente se encuentra vinculada a aprendizajes conceptuales y procedimentales de los aspectos que intervienen en los procesos productivos. En ellas es posible identificar algunos elementos didácticos asociados al diseño de ambientes de aprendizaje de la tecnología y generalmente desvinculados de la informática. Su fortaleza es no solo el manejo de algunos materiales y herramientas sino en el desarrollo de aspectos cognitivos, creativos y crítico-valorativos inherentes a los procesos productivos que dan como resultado un producto diseñado que puede ser material o inmaterial”.
La tercera tendencia tiene que ver con los docentes de Informática cuyos “elementos disciplinares y didácticos se centran en la producción de material didáctico o en la utilización de determinado software. En ellas predominan los aprendizajes procedimentales y generalmente están ausentes las comprensiones sobre las lógicas que comportan el diseño y la producción de los diferentes aparatos que se usan en la vida cotidiana, incluido el computador, o la reflexión amplia sobre el papel de la tecnología y de las tecnologías de información y comunicaciones (TIC) en la educación y en las demás áreas del conocimiento. La fortaleza de esta tendencia se puede decir que está más orientada hacia una alfabetización informática básica mediada por el uso del computador”.
De este análisis, la autora concluye de una parte que el área debe “avanzar hacia la construcción de propuestas que integren dimensiones culturales amplias para ser incorporadas de manera trasversal al currículo” y de la otra que es probable que “la denominación ambivalente del área, la ausencia de lineamientos curriculares específicos y la falta de suficientes docentes formados en estos campos, sean algunos de los factores que hayan incidido para que el contenido disciplinar y didáctico se haya visto desdibujado y a veces interpretado solamente desde el sesgo de formación de quien actúa como docente a cargo, perdiéndose así la valiosa oportunidad de abordar el área de manera más integral”.

PREMIO COMPARTIR AL MAESTRO

Logo premio compartirLa Fundación Compartir creó en 1998 el Premio Compartir al Maestro con el propósito de promover una valoración social justa de la docencia, apoyar y fomentar la profesionalización de los maestros, rendir un homenaje a aquellos educadores sobresalientes y exaltar sus méritos y sus virtudes.

Para elaborar el texto que describa de la mejor forma posible una propuesta pedagógica para ponerla a consideración del jurado del Premio se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Partir de una pregunta pedagógica concreta sobre un aspecto específico del quehacer cotidiano en el aula.
  • La pregunta debe mostrar a un maestro consecuente con lo que le gusta y con su preparación académica.
  • El texto debe responder a la pregunta, mostrar a un docente crítico y reflexivo acerca de su estrategia, con sólidos fundamentos conceptuales y capaz de compararse y evaluar su práctica.
  • La estrategia debe dejar ver que el maestro tiene clara la función de la escuela como lugar destinado a construir conocimiento, y por lo tanto que su misión es esencialmente la de un mediador que ayuda a que los niños al final del año escolar hayan adquirido conocimientos y destrezas que enriquezcan su acervo cultural y social.
  • Aunque la pregunta sea muy concreta, la estrategia que se presenta debe ser sostenible en el tiempo, susceptible de evaluación, reflexión y reconsideración en un proceso de mejoramiento continuo.
  • Los resultados deben ser mensurables, y por lo tanto se presentan en forma precisa, con indicadores numéricos y porcentajes que muestran los avances alcanzados con la estrategia, dentro de un grupo concreto de estudiantes.

Los requisitos para participar son:

  1. Ser ciudadano(a) colombiano(a).
  2. Estar vinculado(a) a una institución educativa y que ésta cuente con resolución de aprobación y funcionamiento.
  3. Ser docente de preescolar, básica primaria, básica secundaria o media, responsable de una asignatura evaluada en el plan de estudios durante todo el año escolar. Se pueden presentar al Premio rectores, coordinadores, supervisores, directores de núcleo, orientadores, entre otros, si y sólo si dictan clase directamente a un grupo de estudiantes durante todo el año escolar en una asignatura evaluada en el plan de estudios.
  4. Contar con el aval del rector u homólogo para respaldar su participación.
  5. Las propuestas trabajadas en grupo deben escoger un representante para que se postule al Premio. En caso de ser nominada la postulación, el representante será quien reciba los premios.
  6. No tener planes de retiro de la profesión docente en los años académicos 2008 y 2009.
  7. La propuesta pedagógica debe tener mínimo dos años de implementación.
  8. El grado en el que se desempeña como maestro debe ser el mismo en el que implementa la propuesta.
  9. No podrán postularse al Premio Compartir al Maestro los empleados de la Fundación Compartir o de las compañías subsidiarias o filiales y sus familiares, así como los miembros del jurado y panel de expertos.

Los ganadores, además del reconocimiento nacional, obtienen (Premio 2008):

  • 40 millones de pesos para el ganador (el Gran Maestro) y 10 millones para su institución.
  • 3 premios para los Maestros Ilustres de 6 millones de pesos cada uno.
  • Premios de 1 millón de pesos para cada uno de los demás nominados.
  • Premio de 15 millones de pesos a la mejor institución educativa seleccionada entre los colegios de los maestros nominados
  • Premio de 5 millones de pesos al rector de dicha institución.
  • Una estatuilla que identifica al ganador como: Gran Maestro o Maestro Ilustre.
  • Un certificado y una medalla que identifica a los ganadores como: Gran Maestro, Maestro Ilustre y Maestros Nominados.

CRÉDITO:
Documento basado en el artículo “tecnología: contenido disciplinar y didáctico desdibujado”, escrito por Juana Carrizosa, publicado en la edición 16 (año 7) de la Revista Palabra Maestra. http://www.fundacioncompartir.org/pdf/PALABRA_MAESTRA16.pdf

CITA CITABLE

reboul01.jpg

CITA CITABLE

Fernando Savater, el valor de educar